La invención de la máquina de escribir significó un avance considerable en las comunicaciones, ya que ésta aceleró la elaboración de escritos comerciales, personales y/o políticos mediante el desarrollo del procedimiento mecánico de la escritura individualizada. Fue el 23 de junio de 1868, que los estadounidenses Christopher Latham Sholes, Carlos Glidden y Samuel W. Soule obtienen la Patente Estadounidense US 79265 que protegía los elementos básicos de la máquina de escribir contemporánea.

Cuatro años antes de desarrollar la máquina de escribir, Sholes y Soulé inventaron un aparato de paginación de libros, el cual quedó protegido por la Patente Estadounidense US 44488. Dos años después, ambos inventores obtendrían la Patente Estadounidense US 59675 que protegía una máquina para imprimir números en billetes, cheques, entradas de teatro, boletos de tren o cupones.

En la máquina de escribir creada por Sholes, Soulé y Glidden (y protegida en la Patente US 79265), la hoja de papel se disponía verticalmente sobre la parte superior del aparato. Tal hoja se sostenía debido a un marco cuadrado que se movía de izquierda a derecha sincronizadamente con la pulsación de las teclas, proporcionando el espacio entre líneas y entre palabras. Un brazo centrado sobre el papel sostenía una cinta entintada que iba enrollada en dos carretes y cruzada sobre una pequeña placa de metal. 

Al momento de presionar una tecla, la barra de tipos se levantaba por debajo de la hoja, presionándola hacia arriba contra la cinta para imprimir el caracter. El movimiento de las barras desembocaba en un disco ranurado de metal que servía de guía para que los tipos pudieran acertar el punto de impresión sin amontonarse.  

Si tienes alguna duda o comentario sobre esta nota o cualquier asunto relacionado con patentes, por favor manda un correo a alimon@avafirm.com

Share This