Las tensiones entre el gobierno de Corea del Norte y el de Estados Unidos de América han ido escalando durante las últimas semanas, a medida que cada vez se encuentra más cerca el plazo de fin de año establecido por Corea del Norte para que Washington suavice su posición en las negociaciones.

Mientras tanto, se han llevado a cabo diversas pruebas de armas en la ciudad de Pyongyang, así como altos funcionarios de dicha capital han emitido declaraciones agresivas.

Durante los primeros años de gobierno, tanto el mandatario de EEUU, Donald Trump, como el de Corea del Norte, han intercambiado insultos, sin embargo, tras la reunión celebrada el año pasado en Singapur entre ambos Presidentes, ambos bandos habían abandonado sus ataques personales.

Mientras tanto, el presidente de Estados Unidos dijo el domingo que: “el líder norcoreano Kim Jong Un corre el riesgo de perder todo si reanuda la hostilidad y su país debe desnuclearizarse”, esto después de que Corea del Norte dijera que había llevado a cabo una “prueba de éxito de gran importancia”.

El embajador de Corea del Norte en Naciones Unidas había dicho el sábado que la desnuclearización ya no figuraba en la mesa de negociaciones con Estados Unidos y que no se necesitan largas conversaciones con Washington.

Fuente(s):

Share This