Un invento que se calcula ha salvado la vida de más de un millón de personas y cuya patente estuvo catalogada por la Oficina de Patentes de la República Federal Alemana como una de las ocho patentes que mayor impacto generó en la humanidad en el periodo 1885-1985.  

Los automóviles de los 50’s (y anteriores) contaban con cinturones de seguridad de dos puntos de anclaje, los cuales se colocaban y sujetaban alrededor de la cintura de los usuarios. Tal desarrollo evitaba que los ocupantes del vehículo salieran despedidos si el vehículo sufría un accidente, pero debido a sus dos únicos puntos de anclaje, generalmente causaban lesiones severas en la columna, cadera y abdomen de las personas.

En 1958, un ingeniero sueco de la compañía automotriz Volvo, Nils Ivar Bohlin, desarrolló un cinturón de seguridad de tres puntos de anclaje, el cual además de rodear la cintura del usuario, contaba con una banda diagonal que se disponía sobre el pecho del usuario, lo que permitía disipar la energía de la colisión sobre una superficie mayor, disminuyendo considerablemente las lesiones en los ocupantes.

Bohlin y Volvo presentan en Agosto de 1959, la Solicitud de Patente Estadounidense No. 834258, por la que la Oficina Estadounidense de Patentes y Marcas concedería la Patente No. US 3043625 tres años después.

Volvo, al darse cuenta de la efectividad del cinturón de seguridad de tres puntos para salvar vidas, decide liberar su Patente para que las demás empresas automotrices pudieran hacer uso de ella.

Share This