El neumático, un invento ideado inicialmente para ser utilizado en bicicletas y triciclos, llegó en el momento justo para contribuir al éxito y masificación del automóvil. 

John Boyd Dunlop fue un veterinario escocés que en 1887 construyó el primer neumático con cámara de aire para el triciclo de su hijo. Hasta ese entonces, las ruedas de los vehículos y carruajes eran de goma maciza, lo que ocasionaba traqueteos e incomodidades al transitar por las irregulares calles de pueblos y ciudades.

  
En diciembre de 1888, Dunlop presentó una solicitud de patente ante la Oficina Inglesa de Patentes para proteger la configuración y funcionalidad de su neumático con cámara de aire y en marzo de 1889, tal Oficina le otorgaría la Patente No. 4116.


En septiembre de 1890, la Oficina Estadounidense de Patentes le concedería a Dunlop la Patente No. US 435,995 por la misma invención. Sin embargo, dos años más tarde, Robert William Thomson ganaría un juicio de nulidad iniciado en contra de la Patente de Dunlop, ya que Thomson había patentado en 1847 un neumático con características similares. Dunlop inició un juicio de restablecimiento de derechos, ganándolo y revalidando su patente, ya que su neumático presentaba diferencias técnicas significativas con respecto al de Thomson. 

Cabe mencionar que Thomson nunca explotó comercialmente su invento puesto que no tuvo los conocimientos necesarios para obtener un volumen suficiente de caucho con las propiedades requeridas. 

 

Si tienes alguna duda o comentario sobre esta nota o cualquier otro asunto relacionado con patentes, por favor escríbenos a alimon@avafirm.com

Share This