Resumen

Javier Ramírez Campusano, hijo del afamado arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, acusó al diseñador norteamericano Lance Wyman, tras ser elegido por el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México en 2017 para el diseño de los paradores de la línea 7 del metrobus, de plagiar el logotipo utilizado en las Olimpiadas de México 1968. 

Comentario Ava Firm

El creador del Estadio Azteca y pieza fundamental en la organización de la justa deportiva, obtuvo el registro de obra por la Dirección General de los Derechos de Autor el día 12 de julio de 1967 del logotipo utilizado en la misma, sin embargo el estadounidense, quien participó como colaborador en los trabajos del comité organizativo de la competencia olímpica, se atribuye su autoría. Mismo que se puede ver en la siguiente página de internet: http://www.lancewyman.com.

Cuestión que resulta bastante polémica, debido al hecho que, los derechos que emanan de una obra artística no solo son patrimoniales, sino es el reconocimiento del intelecto y proyección de la personalidad del autor a la misma, por lo que Lance Wyman al atribuirse la misma vulnera los derechos de aquel.

Por otro lado, se debe de analizar la posibilidad que el uso público de una obra protegida puede constituir en una infracción en materia de comercio, cuando no exista la autorización previa por parte de los titulares del derecho en cuestión. 

Share This