El pasado 29 de julio de 2019, un Jurado de Los Ángeles declaró la canción denominada “Dark Horse”, de la artista Katy Perry como un plagio de la canción cristiana llamada “Joyful Noise”, compuesta por el rapero Flame. 

Dicho pronunciamiento, tuvo origen con motivo de la interposición de una demanda instaurado por el rapero Flame en el año 2014; a lo largo de la cual, argumentó que la canción de la artista Katy Perry, se encontraba utilizando 16 segundos de un ritmo subyacente de su canción -misma que fue un éxito cristiano durante el año 2008-, sin tener ningún tipo de autorización. 

Los abogados de Katy Perry declararon que ella nunca había escuchado la canción “Joyful Noise”; y que la porción de la canción era demasiado común y breve, para ser protegida por los derechos de autor. 

Tras un arduo juicio, el Jurado de Los Ángeles determinó de manera unánime, que tanto la artista Katy Perry, como el Dr. Luke, el productor Cirkut, la compositora Sarah Hudson y el rapero Juicy J –mismos, que participaron en el video y/o en la composición de la canción-, habían infringido los derechos de autor del rapero Flame. 

Razón por la cual, fueron condenados a pagar la suma de $2.8 millones de dólares, con motivo de los daños y perjuicios causados al rapero cristiano, con tal actuación. 

Fuentes:

Share This