Según un informe realizado por la ONG Global Witness, México es el sexto país más peligroso del mundo para los defensores del medio ambiente.

Sólo durante el año pasado se registró a nivel mundial el asesinato de 164 activistas del medio ambiente; en el ranking internacional en el que denunciar actividades como la minería, los proyectos hidroeléctricos o la explotación forestal puede resultar más peligroso; figuran países como Filipinas (30 defensores muertos en 2018), Colombia (24), India (23), Brasil (20), Guatemala (16) y México (14).

En el informe se analizaron datos del 2018, mismos que coincidieron con la última etapa del mandato de Enrique Peña Nieto y el primer mes en el que tomó posesión Andrés Manuel López Obrador.

Uno de los datos más alarmantes que revela dicho informe, es que cada 3 semanas un ambientalista fue privado de la vida en algún lugar del mundo, personas comunes y corrientes que levantaban la voz por la defensa de sus hogares, y la protección del medio ambiente frente a las grandes industrias destructivas.

Fuentes:

Share This